top of page
Buscar

RESERVA DE LA BIOSFERA SIERRA DE VALLEJO-RÍO AMECA, UN RESPIRO PARA EL AGUA DE BAHÍA DE BANDERAS Y PUERTO VALLARTA

La declaración de la Sierra de Vallejo-Río Ameca como Área Natural Protegida beneficiará al medio ambiente y a la población de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta, pues con más de 225 mil hectáreas, es un importante reservorio de agua para estas dos ciudades, que en los últimos años han sufrido escasez hídrica.


De acuerdo con el biólogo Bartolo Cruz Romero, investigador del Centro Universitario de la Costa, la reserva cumple con los criterios para ser declarada como Área Natural Protegida, entre los que se encuentran la riqueza de su biodiversidad y su importancia para el medio ambiente.


En el caso de la Sierra de Vallejo-Río Ameca, su importancia para el agua radica en que es una zona de captación de agua pluvial. Las lluvias que caen en esta área alimentan ríos y arroyos que abastecen a las poblaciones de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta.


Cabe señalar que el decreto que declara la reserva como Área Natural Protegida establece algunas restricciones para el uso de los recursos naturales en la zona. Sin embargo, también permite algunas actividades, como la agricultura y la ganadería, siempre que se realicen de manera sustentable.


Se emitió el 8 de enero pasado como zona de hábitat del jaguar, guacamaya y cientos de especies más que se encuentran en los municipios de Bahía de Banderas y Compostela, en el estado de Nayarit y Mascota, Mixtlán, San Sebastián del Oeste y Puerto Vallarta, Jalisco.


Con el ANP, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), tendrá a su cuidado 225 mil 398 hectáreas en los municipios Bahía de Banderas y Compostela, Nayarit, y en Mascota, Mixtlán, San Sebastián del Oeste y Puerto Vallarta, Jalisco, 


En esta superficie hay bosques templados de pino y encino, bosques mesófilos de montaña, selvas caducifolias y subperennifolias, así como vegetación riparia, esenciales para la captación de agua y recarga de mantos acuíferos que abastecen a las comunidades de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta. Además, son hábitat de 1,261 especies nativas de flora y fauna, de las cuales 278 son endémicas y 85 se encuentran en categoría de riesgo.


De la flora de esta zona, destacan la cícada, el oyamel de Jalisco y el papelillo, especies del bosque mesófilo de montaña como la magnolia; pinos y encinos característicos de los bosques templados. Por otro lado, brinda refugio al loro corona lila, jaguar, nutria de río, puma, ratón nayarita, así como ranas, sapos, huicos, iguanas y lagartijas. Cabe señalar que las selvas medianas subperennifolias o selvas de capomo son importantes sitios de alimentación y anidación de la guacamaya verde.


Asimismo, se encuentran especies que favorecen la polinización como las abejas, abejorros, el murciélago lengüetón, murciélago magueyero mayor y 16 especies de colibríes de las que destacan, el garganta rubí y el cola pinta.


Se conserva el río Ameca, importante para la filtración y conservación de agua a nivel regional. Además, es hábitat de especies con las que se benefician las comunidades locales para su alimentación como los camarones de río, o acamayas. El corredor de selvas secas del Pacífico Mexicano y el Corredor Biológico del Jaguar favorecen su movilidad y conservación. De la misma manera, el agua que genera esta ANP es la de mayor importancia para cuidar la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, Nayarit.


Asimismo, se fortalece la conectividad ecológica de más de 2 millones 237 mil hectáreas de superficie de conservación con áreas protegidas estatales y federales en la región Sierra de Vallejo.


BLOG

bottom of page