top of page
Buscar

NO GESTIONAR RESIDUOS GRASOS ES COSTOSO PARA ORGANISMOS OPERADORES, ALERTA EXPERTO

La falta de un programa de gestión para los residuos grasos, provenientes de la industria restaurantera así como de los hogares, puede dañar el drenaje causando que los organismos operadores tengan que destinar recursos para limpiarlos, alertó Alejandro Casillas Treviño, director general de Rammex Pro, empresa que se dedica a colocar trampas de grasa, durante el webinar ‘Soluciones para separar grasa y residuos del agua en su tratamiento’ organizado por la Asociación Nacional de Entidades de Agua y Saneamiento (ANEAS).


Aunque “el tema de las grasas de las cocinas no es un tema que los organismos operadores tengan  muy presente, además de que no se trata de un residuo peligroso, lo es por el daño que causa a la infraestructura: bloqueo de tuberías que provoca inundaciones y esto a la vez que haya gastos municipales altísimos con los trabajos de sondeos, levantamiento a programas para limpiarlos”, dijo. 


Y es que, añadió, las plantas tratadoras de agua “se infartan” - detiene su operación- por tanta grasa  porque se tienen que vaciar, limpiar y volver a echar a andar en un periodo aproximado entre dos a tres meses “y con costos altísimos por lo cual se requieren programas institucionales que vayan no únicamente por el órgano operador del agua sino desde el gobierno estatal o municipal con reglamentos para el manejo de estos residuos”, señaló. 


Además, al controlar estos residuos “no van a caer a la ciudad, que de no contar con proyectos de economía circular o un programa de manejo para ellos, corre el riesgo de dañar la infraestructura y además que esta agua llegue a las plantas tratadoras, que o recurren al uso de más químicos para quitar la grasa o de plano infartándolas, parándolas, lavándolas y volver echarlas a andar nuevamente, repercutiendo en los costos de agua para los usuarios”.


Y para ello, hay empresas como Rammex que se dedican a colocar trampas de grasa para industria alimenticia y restaurantera e  iniciar el proceso de regeneración del agua, a través de un pretratamiento, y al mismo tiempo “colaborar con la sustentabilidad y ayudar a mantener la calidad del agua”.


En este sentido, explicó que las trampas de grasa “por sí solas se catalogan como un accesorio para toda plomería, que se instala en un sistema de drenaje. Existen dos tipos en el mercado que son trampas hidromecánicas y trampas gravimétricas.


Asimismo, Casillas Treviño comentó que hay que conocer los tres tipos de residuos: sólidos urbanos, de manejo especial y los peligrosos. 


En el tema de los residuos de manejo especial,  la Secretaría de Protección al Ambiente, además de los órganos operadores del agua, solicitan que este tipo de manejo sea realizado por ellos o a través de una industria que tenga un permiso habilitado. Además, aclaró, a pesar de no ser considerados peligrosos, debe haber un confinamiento y destino final.


En el segundo caso, explicó, se requieren permisos federales para su manejo, hay que contar con permisos federales para su manejo, por lo que hay pocas empresas o instancias que puedan transportarlos, siempre cumpliendo con la NOM 052 y previo se tiene que realizar un análisis corrosivo, reactivo, tóxico, inflamable. biológico infeccioso para saber su naturaleza


Asimismo, indicó que para los residuos de manejo especial, dependiendo de la entidad, la normativa “es diferente pero no lleva los cuidados que tiene ni la normal que tienen los residuos peligrosos”.


“En el caso de los residuos de manejo especial, cada estado tiene la Ley General para la Prevención y Gestión de los Residuos para garantizar el derecho de toda persona al medio ambiente y además, aprovechar el desarrollo sustentable a través de la prevención, generación, valorización, gestión integral de los residuos peligrosos, de los residuos sólidos urbanos. de manejo especial, prevenir la contaminación de sitios con estos residuos y llevar a cabo su remediación”, indicó.


En cuanto al tipo de residuos grasos, explicó que por ejemplo en los Estados Unidos, lo manejan como fats oils y que se refiere a mantecas, aceites y grasas. “Y aquí lo importante es saber cómo llegan al drenaje”.


Casillas Treviño explicó que  los productos grasos que están sólidos a temperatura ambiente son la mantequilla, manteca, crema de cacahuate, cebos, mientras que los que están líquidos, igual a temperatura ambiente, son los aceites vegetales como cártamo, canola, los aceites de cocina en general, así como aderezos de ensalada. 


“Y gris o grasa productos que se ponen líquidos cuando se cocinan y sólidos cuando se enfríen como grasa de carne cocida como res, pollo, tocino, hamburguesa, manteca, etcétera”, comentó.


Para conocer más de este interesante tema, te invitamos a ver nuestro webinar y suscribirte al canal de ANEAS en YouTube para que estés al día:




Comments


BLOG

bottom of page